Back

Cinco Modelos de Negocio que debes adoptar en tu empresa de Seguros

¿Cómo te estás adaptando a un entorno cambiante?
See you on the internet - how to set up your digital insurance shop
By
Zulma Prieto
(5 min read)

Un modelo de negocio es la estrategia central de una empresa para hacer negocios de forma rentable. Esta herramienta es clave para el cumplimiento de los objetivos en tu negocio de seguros, ya que, determina las posibles estrategias que destacan el valor de tu producto y el proceso de venta.  

Según el Business Model Navigator de St. Gallen, la competencia en el futuro será entre modelos de negocio y no sólo entre productos y tecnologías. Por tanto, adaptar tu modelo de negocio al entorno cambiante es fundamental para la supervivencia a largo plazo. Hemos identificado cinco modelos de negocio que pueden ayudarte a navegar por el entorno cambiante de la distribución de seguros.

1. Venta Cruzada

En este modelo, los servicios o productos de un sector anteriormente excluido se añaden a la oferta, aprovechando así los conocimientos y recursos clave existentes. Especialmente en el sector minorista, las empresas pueden proporcionar fácilmente productos y ofertas adicionales que no están vinculados al sector principal en el que se centraban anteriormente. Así, se pueden generar ingresos adicionales con relativamente pocos cambios en la infraestructura y los activos existentes, ya que se satisfacen más necesidades potenciales de los clientes. Además, genera una relación con el cliente a largo plazo, ya que permite satisfacer las necesidades adicionales al cliente, mejorado su experiencia de compra. Por otro lado, ahorra costos en capacitación y adquisición del cliente, por lo que tu empresa se verá beneficiada en ambos sentidos.

2. Digitalización

Este modelo se basa en la capacidad de convertir los productos o servicios existentes en variantes digitales, y así ofrecer ventajas sobre los productos tangibles, por ejemplo, una distribución más fácil y rápida. En el mejor de los casos, la digitalización de un producto o servicio se realiza sin dejar de aprovechar la propuesta de valor que se ofrece al cliente. En otras palabras: la eficiencia y la multiplicación mediante la digitalización no reducen el valor percibido por el cliente. Además, permite que puedas tener presencia en nuevos activos digitales, expandir tu público objetivo e implementar nuevas estrategias de negocio.


3. Venta Directa


La venta directa se refiere a un escenario en el que los productos de una empresa no se venden a través de canales intermediarios, sino que están disponibles directamente del fabricante o proveedor de servicios. De este modo, la empresa se salta el margen de venta al público o cualquier coste adicional asociado a los intermediarios. Este ahorro puede trasladarse al cliente y establecer una experiencia de venta estandarizada. Además, este contacto estrecho puede mejorar las relaciones con el cliente, ya que, podrás estar al pendiente de sus nuevas necesidades y de su experiencia con el producto o servicio. Por lo que, podrás establecer una relación más estrecha con el cliente, y él se sentirá más seguro y cómodo con la adquisición de tu producto o servicio.

4. Comercio Electrónico


Los productos o servicios tradicionales se suministran únicamente a través de canales en línea, con lo que se eliminan los costes asociados al funcionamiento de una infraestructura de sucursales físicas. Los clientes se benefician de una mayor disponibilidad y comodidad, mientras que la empresa puede integrar sus ventas y distribución con otros procesos internos. También, podrás integrar la automatización a tu proceso de compra, lo que disminuirá los esfuerzos de adquisición y facilitará la obtención de tener datos de tus clientes.

5. Shop in Shop


En lugar de abrir nuevas sucursales, se elige un socio cuyas sucursales puedan beneficiarse de la integración de la oferta de la empresa de forma que imite una pequeña tienda dentro de otra tienda (una situación en la que todos ganan). La tienda anfitriona puede beneficiarse de una mayor atracción de clientes y puede obtener una constante revelación de la tienda alojada en forma de alquiler. La empresa alojada accede a recursos más baratos, como el espacio, la ubicación o la mano de obra. Es decir, distribuye tu producto a bajos costos y aumenta tus alianzas para atraer más clientes.  Para este modelo debes tener en cuenta: aliados estratégicos, ubicación en el interior de la tienda, presentación del servicio.